Capuchina

  • $9.000


  • Existencia: Disponible

CAPUCHINA La capuchina es una hierba de tallos tiernos y retorcidos, que crece a modo de enredadera. Posee unas hojas redondeadas con largos peciolos. En las axilas de las hojas y soportadas también por largos pedúnculos se forman grandes flores color naranja. El fruto es una cápsula en cuyo inte...

CAPUCHINA

La capuchina es una hierba de tallos tiernos y retorcidos, que crece a modo de enredadera. Posee unas hojas redondeadas con largos peciolos. En las axilas de las hojas y soportadas también por largos pedúnculos se forman grandes flores color naranja. El fruto es una cápsula en cuyo interior se encuentran unas semillas rugosas.

Beneficios

  • Antibiótico natural
  • Catarro nasal y bronquial
  • Antiviral y bacteriostático
  • Sinusitis, gripes y resfriados en general

Consumo

Se recomienda consumir 2 a 3 cápsulas al día, 30 minutos antes de cada comida.
______________________________________________________________________________________________________________________

Hace ya algunos años que la investigación farmacéutica ha confirmado mediante análisis químicos y pruebas de laboratorio, que las propiedades medicinales atribuidas a esta planta desde antaño, tenían un sólido fundamento: Tanto en sus hojas como en sus flores y frutos, se encuentra una sustancia con acción antimicrobiana, que actúa como un verdadero antibiótico bacteriostático, que impide la reproducción de numerosos microorganismos patógenos (Bacillus subtilis, Bacillus coli, enterobacterias del genero salmonella, estafilococos, neumococos, etc.). ¿Cuántas buenas sorpresas como esta, nos van a deparar aun muchas humildes plantas, cuando se las analice y estudie a fondo.
Los antibióticos son sustancias producidas por ciertos seres vivos, para destruir o impedir el crecimiento de otros seres vivos.
La inmensa mayoría de los antibióticos que usan en terapéutica, están producidos por hongos o bacterias. La capuchina es una de las pocas plantas superiores conocidas, capaces de producir una sustancia natural de acción antibiótica, que presenta, además, las siguientes ventajas con respecto a los antibióticos convencionales:
  •  No destruye la flora bacteriana que normalmente existe en el conducto digestivo. Con la capuchina no se presenta diarrea ni descomposición intestinal, síntomas frecuentes cuando se toman otro antibióticos por vía oral.
  • No provoca sensibilizaciones ni reacciones alérgicas, tan frecuentes con el uso de otros antibióticos.
  • De cómodo y fácil aplicación: no precisa ser inyectada con una punzante aguja, ni aplicada en forma de un incómodo supositorio. Puede tomarse como una apetitosa verdura de ensalada, que además tiene un grato sabor que recuerda al de la mostaza.
PROPIEDADES E INDICACIONES: Todas las partes de la planta contienen un guclosido sulfurado, la glicotropeolina, que, por la acción de la mirosina, una enzima contenida en la misma planta que se libera al partirla o triturarla, produce entre otras sustancias, un aceite esencial azufrado de potente acción antibiótica. Después de ingerida la planta este aceite pasa a la sangre, y se elimina a través de las vías respiratorias y urinarias. En estos órganos alcanza una mayor concentración y desarrolla su efecto antimicrobiano, impidiendo el crecimiento y la multiplicación bacteriana. Esto hace que las dos indicaciones más importantes de la capuchina sean:
  •  Infecciones de las vías respiratorias: sinusitis, rinitis, faringitis, y especialmente bronquitis, tanto agudas como crónicas. El doctor Leclerc, distinguido medico fitoterapeuta francés, afirma que con el uso de la capuchina la expectoración del bronquítico se fluidifica, y de mucopurulenta pasa a ser simplemente mucosa (acción mucolitica). También resulta útil en gripes y resfriados, debido a  que su principio activo de acción antibiótica impregna todo el aparato respiratorio descongestionando los bronquios y calmando la tos.
  • Infecciones de las vías urinarias: pielonefritis (de la pelvis renal y del riñon), y cistitis (de la vejiga de la orina). El doctor Schneider refiere experiencias en las que se pone de manifiesto que, nueve horas  después de ingerir una ensalada de capuchina, todavía se detecta en la orina su principio activo de acción antibiótica. Además de sus propiedades antibióticas, la capuchina posee las siguientes:
  • Favorece las funciones de la piel,  debido a su elevado contenido en azufre. Aplicada localmente tiene un efecto cicatrizante sobre heridas y ulceras. Regenera y devuelve su tersura a la piel seca; pero sobre todo estimula el bulbo piloso (la raíz del pelo), revitalizando el cabello e incluso haciéndolo crecer. Por ello la capuchina es una de las plantas que más se usan en los tratamientos contra la calvicie. Para que su efecto resulte más intenso, conviene afeitarse la cabeza antes de aplicarla.
  • Tonificante y vigorizante: quizá por su elevado contenido en vitam,inas C (285 mg por cada 100 g de hojas frescas, cuando, por ejemplo, el limón tiene 50 mg por 100 g de pulpa)
  • Reguladora menstrual: según Mességué,  los baños de asiento con flores o frutos de capuchina regulan y normalizan las reglas.
  • Afrodisiaca: además parece que con cierro fundamento, a la capuchina se le atribuyen efectos afrodisiacos. No en vano recibe el nombre de “flor de amor”.  ¡Haga la prueba!

La capuchina, originaria del Perú es junto con la patata, el tomate y el maíz, uno de los grandes regalos que el continente americano hizo al europeo. A aquellos conquistadores españoles, asombrados al ver ante sus ojos tantas especies desconocidas para ellos, es muy posible que la capuchina les llamara la atención como simple planta ornamental. Y con esa intención se la llevaron al viejo mundo. Pronto sin embargo se pusieron de manifiesto sus notables propiedades medicinales, según parece fue Francisco Hernández el primero en escribir sobre las virtudes de esta planta, en su obra historia de las plantas de México, publicada en 1615.






Escribir Opinión

Nota: No se permite HTML!
    Malo           Bueno

Productos relacionados




HNatural