Cardo Mariano

  • $6.970


  • Existencia: Disponible

   CARDO MARIANO En los frutos del cardo mariano o borriquero, se encuentran las sustancias responsables de sus efectos medicinales. La doctora Coll (del Laboratorio de Farmacognosia y Farmacodinamia de la Facultad de Farmacia de Barcelona) indica que estos compuestos resultan de l...

 

 
CARDO MARIANO

 

En los frutos del cardo mariano o borriquero, se encuentran las sustancias responsables de sus efectos medicinales. La doctora Coll (del Laboratorio de Farmacognosia y Farmacodinamia de la Facultad de Farmacia de Barcelona) indica que estos compuestos resultan de la unión de un flavonoide (la taxifolina) con una molécula de tipo fenilpropanoide (el alcohol coniferílico). La mezcla de los diversos tipos (isómeros) de flavonolignanos recibe el nombre de silimarina.


    La SILIMARINA es capaz de estimular la regeneración de las células hepáticas dañadas por tóxicos como el alcohol etílico o el tetracloruro de carbono, asi como por la faloidina, sustancia contenida en la amanita faloides (Amanita phalloides) , la más tóxica de todas las setas (hongos). La silimarina estimula la síntesis de proteínas en las células hepáticas, y posee además una importante acción antiinflamatoria sobre el mesénquima (tejido fibroso de sostén) del hígado.
 
Por todo ello, el cardo mariano está especialmente indicado en los siguientes casos:


Degeneración grasa del hígado, tanto si está causada por el alcohol como por otros tóxicos.
Inflamación del hígado causada por fármacos, como, por ejemplo, antiinflamatorios, tuberculostáticos, anovulatorios o psicofármacos.
Intoxicaciones por sustancias hepatotoxicas, como el tetracloruro de carbono, los insecticidas organofosforados y las setas del genero amanita (A. phalloides, A verna, virosa).
Hepatitis vírica aguda, hepatitis crónica, hepatitis alcohólica (inflamación del hígado causada por el consumo de bebidas alcohólicas).
Insuficiencia y congestión hepáticas, con o sin ictericia.
Cirrosis hepática.

 Los FRUTOS del cardo mariano, y, en menor proporción, las hojas y las raíces, contiene también otras sustancias activas (animas biogenas, aceite esencial, albuminoides y tanino), las cuales podrían explicar su acción reguladora sobre el sistema nervioso vegetativo, que es el que controla el tono de vasos sanguíneos. Debido  a ello, se utiliza con éxito en casos de:
 
      Jaquecas y neuralgias.
      Agotamiento y astenia (fatiga).
      Cinetosis (mareos y vómitos en los viajes): tomar una taza de tisana antes de salir.
      Reacciones alérgicas: fiebre del heno, urticaria, asma.

Consumo


Se recomienda consumir 2 a 3 cápsulas al día, 30 minutos antes de cada comida.
_______________________________________________________________________ 


Las espinas de los cardos son las defensas que protegen un gran tesoro medicinal. Son muchos sin embargo, quienes se permiten despreciarlos, pensando que se trata de plantas toscas, apropiadas únicamente para los borricos. De ahí el nombre del cardo borriquero, con que se conoce a esta planta en gran parte de España, o cardo asnal, nombre que recibe en algunos países latinoamericanos, como Argentina y Uruguay.
¿Habéis visto alguna vez a un borriquillo comiéndose un cardo? Los “inteligentes” humanos necesitado muchos siglos para descubrir lo que estos humildes cuadrúpedos conocen. Es posible que muchos se e4xtrañen al saber que de este cardo, el borriquero, se extrae la silimarina, potente medicamento contra las enfermedades del hígado, que forma parte de varios preparados farmacéuticos.
Dice una leyenda que las manchas blancas que adornan las hojas de este cardo, son gotas de leche que cayeron del seno de la Virgen María, cuando ocultaba a su hijo de la persecución de Herodes. Basándose en ello, la medicina medieval recomendaba el cardo mariano a las puérperas y nodrizas, para aumentar la secreción de leche.
El progreso de la ciencia en los últimos siglos, que ha ido dando a conocer la composición química de las plantas, ha permitido abandonar muchas de las supersticiones populares respecto a las propiedades de las plantas medicinales. Gracias a ello hoy podemos usarlas con conocimientos de causa y mayor eficacia curativa.

Escribir Opinión

Nota: No se permite HTML!
    Malo           Bueno

Productos relacionados

Etiquetas: hepatoprotector




HNatural